Difícil adivinar lo que pasa por la mente de un asesino. Tendríamos que adentrarnos en su interior para poder comprenderlo...si que es que ésto es posible.

El Antropófago Albert Fish

Posted by Oleal Crímenes On sábado, 1 de enero de 2011 0 comentarios

 Albert Fish nace el 19 de mayo de 1870 en Washington. Su padre, Randall Fish, era 43 años mayor que su madre. El recién nacido era el más pequeño de los tres hijos del matrimonio, y fue bautizado con el nombre de Hamilton Fish, nombre que él mismo cambiaría posteriormente, tras la muerte de uno de sus hermanos, por el de Albert como primer nombre.

Contaba 5 años de edad cuando su padre murió de un ataque al corazón y el pequeño fue internado por su madre en un orfanato, donde era golpeado frecuentemente.
Poco a poco se fue dando cuenta de que estas palizas provocaban en él erecciones, lo cual influyó de manera importante en su tendencia sadomasoquista. 

Dos años más tarde, cuando Albert contaba siete, su madre consiguió un trabajo y lo sacó del orfanato para llevarlo nuevamente a vivir con ella.
Con nueve años se cayó de un cerezo mientras jugaba en sus ramas y resultó herido gravemente en la cabeza. Este hecho desencadenó posteriormente en enormes dolores de cabeza y problemas mentales cuando ya tenía más edad.
 Albertn Fish

Su primera relación sexual la tuvo a los doce años de edad con un chico que trabajaba en telégrafos, animándole a Albert a beber orina y practicar la coprofagia. Esto provocaba en el chico una gran excitación, por lo que comenzaron a visitar los baños públicos donde podían ver a otros niños desnudarse. Allí pasaba gran parte de los fines de semana.

Corría el año 1898 cuando su madre lo comprometió con una niña de nueve años. Se casaron y tuvieron seis hijos: Alberto, Ana, Gertrudis, Eugenio, Juan y Henry.
En la década de 1920 se trasladó a Nueva York. Allí comenzó a tener relaciones sexuales, homosexuales y sadomasoquistas. También allí comenzó a violar niños y participar en actividades extrañas relacionadas con estas prácticas.
Trabajaba como pintor y no cesaba de acosar a niños pequeños, la mayoría menores de seis años.

En cierta ocasión, visitó, junto a uno de sus amantes masculinos, un museo de cera. Allí Albert quedó totalmente fascinado al ver la bisectriz de un pene. Tanto le impactó que comenzó a desarrollar un morboso interés por la castración, con tanta intensidad, que en una ocasión en que realizaba relaciones sexuales con un joven retrasado mental, trató de castrarlo. El joven, asustado, consiguió huir.
A partir de ahí Albert comenzó a visitar burdeles en donde se practicaban las relaciones sadomasoquistas y podía ser golpeado y azotado.
En 1903 fue arrestado por malversación de fondos y condenado a Sing Sing Corretional Facility. Allí las relaciones sexuales con otros prisioneros llegaron a ser bastante numerosas.

Fue en enero del año 1917 cuando lo abandonó su esposa por Un tal John Straube, y este rechazo afectó la ya deteriorada mente de Albert. De repente comenzó a escuchar voces, y en cierta ocasión, fue encontrado envuelto en una alfombra y alegó que estaba siguiendo las instrucciones del apóstol Juan.
Durante este tiempo la necesidad de sadomasoquismo era abrumadora, tanto así que empapaba bolas de algodón en alcohol y las introducía en su propio ano, se golpeaba con un remo y clavaba agujas en su cuerpo, sobre todo entre el recto y el escroto. 
 (Agujas que tenía Fish en su pelvs, descubierta tras una radiografía hecha después de su muerte)

Muchas de estas agujas estaban clavadas tan profundamente que luego les fue imposible retirarlas. Años más tardes, las radiografías revelaron que mantenía clavada veintinueve agujas en su región pélvica.
Se infligía castigos masoquistas frotando por su cuerpo desnudo rosas con espinas, hundiéndose agujas de marinero en la pelvis y en los órganos genitales. Una vez fue es sorprendido en su habitación completamente desnudo, masturbándose con una mano y con la otra golpeándose la espalda con un palo del que sobresalían unos clavos, gritando de dolor a cada golpe que se daba mientras la sangre se desliza por sus nalgas.


Contaba cincuenta y cinco años de edad cuando las alucinaciones comenzaron a hacerse más intensas y los delirios se apoderaron de él. Aunque los médicos diagnosticaron que sufría de una psicosis religiosa, su obsesión hizo que en 1910 comenzara su cadena de homicidios comenzando a atacar a varios niños. En 1919 apuñaló a uno de ellos que padecía un retraso mental en Georgenton, Washington. Sus víctimas favoritas eran los niños con enfermedades mentales o negros, pues pensaba que su desaparición nunca sería buscada.
Volvió en 1920 a Estados Unidos para trabajar pintando casas, un trabajo que le daba la oportunidad perfecta para cometer sus atrocidades. Leía todos los días la Biblia y estaba convencido de que era la voz de Dios la que le ordenaba matar.

Un día de Julio de 1914, se tropieza con una niña de ocho años, Beatriz Kiel, jugando en la granja de sus padres. La niña estaba sola y él le ofreció dinero si lo ayudaba a encontrar rui barbos en los campos vecinos. Sin embargo, su madre llegó en ese momento y se llevó a la niña.
El regresó a la granja con la intención de dormir allí, pero los padres de la pequeña lo expulsaron.

La Familia Budd

El 25 de mayo de 1928, Edward Budd, con domicilio en Manhattan, colocó un anuncio clasificado en la edición dominical del diario New York World que decía: "Hombre joven, 18 años, desea posicionarse en el país. Edward Budd, 406 West 15th Street". El 28 de mayo de 1928 Fish, entonces con 58 años de edad, visitó a la familia Budd en bajo pretexto de contratar a Edward. Se presentó a sí mismo como Frank Howard, un granjero de Farmingdale, Nueva York. Al llegar, Fish conoció a la joven hermana de Budd: Grace, que contaba con 10 años de edad. Fish prometió contratar a Budd y le dijo que enviaría por él al cabo de algunos días. En su segunda visita accedió a contratar a Budd, convenciendo a éste y a su esposa Delia Flanagan , a dejar que Grace le acompañase a una fiesta de cumpleaños aquella tarde en la casa de su hermana. Fish se alejó de ahí aquel día, con Grace, para no volver jamás.

Grace Budd

La policía arrestó a Charles Edward Pope el 5 de septiembre de 1930 como sospechoso del rapto, cuando no se le ocurrió nada mejor que mandarle una carta a su madre explicándole con todo detalle como la había asesinado. 
 (La detención de Fish)

Pope tenía 66 años de edad cuando fue detenido, acusado por su esposa. Charles pasó 108 días en prisión entre su arresto y juicio verificado el 22 de diciembre de 1930.

(El detective William King junto a su detenido)

(La noticia en los periódicos de la época)

“Estimada Señora Budd. En 1894 un amigo mío fue enviado como asistente de plataforma en el barco de vapor Tacoma, el Capitán John Davis. Viajaron de San Francisco a Hong Kong, China. Al llegar ahí el y otros dos fueron a tierra y se embriagaron. Cuando regresaron el barco se había marchado. En aquel tiempo había hambruna en China. La carne de cualquier tipo costaba de 1-3 dólares por libra. Así tan grande era el sufrimiento entre lo más pobres que todos los niños menores de 12 años eran vendidos como alimentos en orden de mantener a los demás libres de morir de hambre. Un chico o chica menores de catorce años no estaban seguros en las calles. Usted podía entrar a cualquier tienda y pedir corte en filete o carne de estofado. La parte del cuerpo desnudo de un chico o chica sería sacada y lo que usted quisiera sería cortado de él. El trasero de un chico o chica la cual es la parte más dulce del cuerpo y era vendida como chuleta de ternera a un precio muy alto. John permaneció ahí durante mucho tiempo adquiriendo gusto por la carne humana. A su regreso a N.Y. robó a dos chicos uno de 7 y uno de 11 años de edad. Los llevó a su casa los despojó y desnudó y los ató a un armario. Entonces quemó todo lo que ellos portaban. Varias veces cada día y cada noche los azotó –los torturó- para hacer su carne buena y tierna. Primero mató al chico de 11 años de edad porque tenía el trasero más gordo y por supuesto una mayor cantidad de carne en él. Cada parte de su cuerpo fue cocinado y comido excepto la cabeza, huesos e intestinos. Fue asado en el horno (todo su trasero), hervido, asado, frito y estofado. El chico pequeño fue el siguiente, fue de la misma manera. En aquel tiempo, yo vivía en la calle 409 E 100 cercana a la derecha. El me decía frecuentemente cuan buena era la carne humana, que decidí probarla.
El domingo 3 de junio de 1928, yo le visité en el 406 W 15 de St. Brought. Usted puso queso y fresas. Almorzamos, Grace se sentó en mi regazo y me besó. Decidí comerla. Le pedí permiso para llevármela con el pretexto de llevarla a una fiesta. Usted dijo que sí, que ella podría ir. La llevé a una casa vacía en Westchester que yo ya había escogido. Cuando llegamos, le dije que se quedara afuera. Ella recogió flores, subí y me quite mis ropas. Yo sabía que no debía tener sangre en ellas. Cuando todo estuvo listo, me asomé a la ventana y la llamé. Entonces me oculté en un armario hasta que ella estuvo en la habitación. Cuando ella me vio completamente desnudo comenzó a llorar y a tratar de correr escaleras abajo. La atrapé y me dijo que se lo diría a su mamá. La desnudé. Pateó y me rasguñó. La estrangulé y entonces la corté en pequeños pedazos para poder llevarme la carne a mis habitaciones. La cociné y comí. Cuan dulce y tierno fue su trasero asado en el horno. Me llevó nueve días comer su cuerpo entero. No la violé como hubiera deseado. Murió virgen.”

Ya en la cárcel, la madre de otro de los niños desaparecidos, del que se sospechaba que Fish podía haber tenido algo que ver, fue visitarle y esto es lo que le confesó:

“Lo llevé a los vertederos de Riker Avenue. Ahí hay una casa que permanece sola, no lejos de donde lo tomé, llevé al chico ahí. Lo despojé, desnudé y até sus manos y pies, lo amordacé con un harapo sucio que recogí en el vertedero. Entonces quemé sus ropas. Arrojé sus zapatos al vertedero. Regresé y tomé el tranvía de la 59 Street a las 2 a.m. y caminé de ahí a casa.
Al siguiente día cerca de las 2 p.m., llevé herramientas, un muy buen azote. Casero. Con mango corto. Corté uno de mis cinturones a la mitad, corté esas mitades en seis tiras de cerca de 8 pulgadas de largo. Azoté su trasero descubierto hasta que la sangre corrió en sus piernas. Corté las orejas, la nariz, corte la boca de oreja a oreja. Le saqué los ojos. Estaba muerto para entonces. Enterré el cuchillo en su vientre y acerqué mi boca a su cuerpo y bebí su sangre. Recogí cuatro sacos viejos de patatas y reuní una pila de piedras. Entonces lo corté en pedazos. Traje un saco conmigo. Puse su nariz y oreja y unas cuantas rajas del vientre en el saco. Entonces lo corté por el centro del cuerpo. Apenas debajo del ombligo, y después a través de sus piernas aproximadamente 2 pulgadas debajo de su trasero. Puse esto en mi saco con mucho papel, le corté la cabeza, pies, brazos, manos y las piernas debajo de la rodilla. Coloqué todo esto dentro de los sacos pesados con piedras, los até y los arrojé en las fosas de agua fangosa que usted verá a lo largo del camino que va a North Beach. Regresé a casa con mi carne. Conservé el frente de su cuerpo que me gustaba. Su “mono” (pene) y “pee wees” (testículos) y su agradable y gordo trasero, para asar en el horno y comer. Hice un estofado con sus orejas, nariz, pedazos de su cara, y el vientre. Puse cebollas, zanahorias, nabos, apio, sal y pimienta. Estaban buenos. Entonces partí su trasero, corté el pene y testículos y los lavé primero. Puse tiras de tocino en cada nalga y las puse en el horno. Entonces escogí 4 cebollas y cuando la carne había asado cerca de 1/4 de hora, vertí un poco de agua para la salsa de la carne y puse las cebollas. A intervalos frecuentes rocié su trasero con una cuchara de madera. Así la carne sería agradable y jugosa. En cerca de 2 horas, estaba agradable y jugosa, cocinada. Nunca comí algún pavo asado que tuviera la mitad del sabor que este dulce gordo y pequeño trasero. Comí cada bocado de carne en cerca de 4 días. Su pequeño “mono” era dulce como la nuez, pero sus “pee wees” no pude masticarlos. Los arrojé al inodoro.”

El juicio de Albert Fish por el asesinato premeditado de Grace Budd comenzó el lunes 11 de marzo de 1935 en White Plains, New York, con Frederick P. Close como juez y como abogado fiscal de distrito Ellbert F. Gallagher. James Demps fue el abogado defensor de Fish. El juicio duró diez días. Fish alegó locura y clamó el haber escuchado voces de Dios ordenándole matar a los niños. Numerosos psiquiatras testificaron acerca de los fetichismos sexuales de Fish, incluyendo coprofagia, urofilia, pedofilia y masoquismo, pero existía desacuerdo en determinar cuál de ellos signaba la locura de Fish. El jefe experto de la defensa Fredric Wertham, un psiquiatra especializado en desarrollo infantil y que realizaba exámenes en las cortes criminales de Nueva York, afirmó que Fish era un demente. 

 (En el juicio)

Otro testigo de defensa fue Mary Nicholas, hijastra de Fish, con 17 años de edad. Ella describió cómo Fish la instaba a ella y a sus hermanos a juegos que involucraban masoquismo y abuso sexual infantil.
El jurado lo encontró cuerdo y culpable, y el juez ordenó su ejecución.

 (Casa a la que llevaba a sus víctimas)

Después de ser sentenciado Fish confesó el asesinato de Francis X. McDonnell de 8 años de edad, muerto en Staten Island. Francis jugaba en el porche frente de su hogar cerca de Port Richmond, Staten Island, el 15 de julio de 1924. La madre de Francis vio a un "anciano" apretando y aflojando sus puños. Caminó sin decir nada. Después, durante el día, el anciano fue visto nuevamente, pero esta vez observaba a Francis y a sus amigos jugar. El cuerpo de Francis fue encontrado en los bosques cercanos en donde un vecino vio a Francis y al "anciano" dirigirse hacia allí aquella tarde. Había sido estrangulado con su ropa interior. 

 (La policía busca restos de las víctimas)

Fish llegó en marzo de 1935 y fue ejecutado el 16 de enero de 1936 en la silla eléctrica en la correccional de Sing Sing. Entró a la cámara de ejecución a las 11:06 p. m. y fue declarado muerto tres minutos después. Fue sepultado en el cementerio de Sing Sing. Se tiene registro de que dijo que la electrocución sería "la experiencia suprema de mi vida". Justo antes de que se accionara el interruptor afirmó: "No sé aún por qué estoy aquí" pero aun así la pesadilla se acabó para siempre.

Posibles víctimas:
Albert negó toda participación en otros asesinatos. Sin embargo, se sospecha de otras tres muertes. El detective William King cree que es el vampiro de Brooklyn, un violador y asesino que atacó principalmente a los niños.

1927 - Yetta Abramowitz, de 12 años. Fue estrangulada y golpeada en el techo de un apartamento de cinco pisos. Murió en el hospital poco después de ser encontrada. El asesino escapó.

1932 - O'Connor, Mary Ellen, 16 años. Su cuerpo mutilado fue encontrado en los bosques en Far Rockaway, Queens el 15 de febrero de 1932, cerca de una casa que Fish había pintado.

1932 - Benjamin Collins, de 17 años. 

Fuente de datos:
*La Mazmorra de lo grotesco
*Wilipedia
Imágenes:
*Internet

0 comentarios: